La ayuda que nunca llega

libertad-de-expresión-foto1Imagen extraída de: http://www.hechoencali.com/portal/index.php/actualidad/6452-periodismo-y-derechos-humanos-como-lo-hacemos

 

Según el décimo noveno artículo de la Declaración de los Derechos Humanos, instituida en 1948 por las Naciones Unidas, “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.[1] Sin embargo, cuando se observa la situación de libertad de opinión en México, no se puede negar que esta ha sido fuertemente amenazada y lo peor, aquellos cuyas profesiones envuelven la difusión de hechos y conocimiento son los más afectados por esta falta de respecto en cuanto a la libertad expresiva. Por desgracia, sólo en los primeros cinco primeros meses de 2017 fueron asesinados siete periodistas y las cifras empeoran cuando contemplamos los años anteriores. Por lo tanto, si los derechos humanos deben ser observados y efectuados en México, drásticas mudanzas deben ser efectuadas en cuanto a eso por la parte de ambos el gobierno mexicano y la comunidad internacional.

En primer lugar, es de suma importancia que el gobierno mexicano primeramente reconozca la gravedad de la situación, y lo más importante, que reconozca principalmente cómo sus esfuerzos en el curso de los últimos años no han surtido efectos positivos. Como apunta un reportaje de la organización Artículo 19, el actual presidente, Peña Nieto, y su administración han trabajado para incrementar el presupuesto de Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) como una respuesta al aumento de ataques contra periodistas y como respuesta a las críticas de que los fondos destinados a coordinar investigaciones había sido drásticamente reducido en los últimos años.[2] Al mismo tiempo que hubo un aumento en los fondos de esa organización, no hubieron cambios significativos en cuanto a los ataques contra los periodistas. De hecho, en 2013, cuando los fondos pasaron de 3 millones de pesos a 38, 084, 788 pesos, hubieron 330 agresiones contra estos profesionales, de los cuales cuatro fueron asesinatos.[3] Entonces, no solo el gobierno debería reconocer la ineficacia de sus acciones intentadas hasta ahora, pero también debería aceptar la ayuda que las organizaciones internacionales le han ofrecido y que han sido ignoradas, según un reportaje de la organización Freedom House.[4] Además, la reputación de la propia FEADLE no es de las mejores ya que es reconocida por su incapacidad de resolver casos y por la incompetencia y la falta de conocimiento de sus fiscales que acaban por pedir dimisión, como opina Pedro Herrera.[5] Debido a eso, en cuanto no se consideren esas fallas institucionales y las resuelvan a través de políticas innovadoras y ambiciosas, ningún cambio definitivo será alcanzado en cuanto a esta situación en México.

Por otro lado, hay quien afirma con una gran certeza que han sido tomadas acciones en relación a ese problema. El principal abogado en cuanto a esas acciones positivas, es el propio presidente Peña Nieto que, no sólo fue responsable por aumentar el respaldo de la FEADLE poco después de asumir la presidencia en 2012, pero también continúa afirmando, más recientemente en junio de 2017 durante la ceremonia de cambio de presidente del Consejo de la Comunicación, que su gobierno “es y seguirá siendo respetuoso de la libertad de expresión y de la pluralidad de voces que se expresan en los medios de comunicación”.[6] Mismo con tanta confianza en la competencia de sus instituciones, Nieto no parece percibir que sus esfuerzos no han surtido efecto pues sólo durante su presidencia han sido asesinados treinta y ocho periodistas y ocho defensores de los derechos humanos, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos.[7] Asimismo, Nieto no parece haber percibido principalmente que como se trata de una situación delicada, donde las vidas de los ciudadanos han sido amenazadas, hay que tomar más acciones, más ideas y más cambios de leyes de manera constante y persistente hasta que se puede averiguar cambios significativos y mínimos: más respeto y seguridad a esos profesionales. Es obvio que un cambio tan drástico puede llevar tiempo hasta que sea visible, pero está claro que lo que fue hecho hasta ahora no funciona y entonces, hay una gran necesidad de acciones diferentes.

Asimismo, a pesar que varios países concuerden con y firmen la declaración de los derechos humanos, ningún de ellos parece preocuparse por los ataques a los derechos humanos contra los ciudadanos mexicanos. Es importante que las naciones interesadas en tener relaciones comerciales con México se empeñen en cobrar del gobierno y quizás, usar sus influencias y aun si necesario, aplicar embargos económicos para presionar al gobierno. Son necesarias acciones impactantes que presionen, afecten y enflaquezcan al gobierno para que cambie su manera de actuar. Sin embargo, lo que es común entre las naciones y organizaciones internacionales, es firmar acuerdos con el gobierno aunque sepan que ésos probablemente no serán cumplidos. De hecho, hubo una audiencia sobre la situación de la libertad de la prensa mexicana en 2007 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y en la cual fue firmado un acuerdo para que la Relatoría Especial de la CIDH hiciese una visita oficial a México con el objetivo de asistir con la elaboración de un diagnóstico sobre la situación. A pesar de que la Relatoría había solicitado una visita en el mismo año, el gobierno mexicano sólo aprobó la visita en 2010.[8] No hay duda que esas tentativas de negociaciones con el gobierno mexicano no lo presionan a tomar una actitud rápida y efectiva. En cuanto la comunidad internacional continuar confiando que el gobierno mexicano honrará su palabra, nada será cambiado y tuvieran ya demasiadas oportunidades y demasiados asesinatos para aprender eso.

A fin de cuentas, como observa el autor y profesor Leonardo Ferreira, en lo general “los latinoamericanos de hoy que disfrutan de un proceso democrático relativo, no pueden decir de una manera genuina que viven en sociedades abiertas, con derechos humanos básicos garantizados a todos, lo que incluye la libertad de expresión.”[9] En México, estas personas están siendo maltratadas por su gobierno e ignoradas por el mundo. No hay duda que absolutamente nada será solucionado hasta que el gobierno tome acciones efectivas, pero como muestra la evidencia, no parece que esté muy preocupado con esto y es exactamente por esa razón que la comunidad internacional debería imponer acciones más duras pues las débiles claramente no funcionan.

 

 

Bibliografía

Artículo 19 (2013). Disentir en silencio: Violencia contra la prensa y criminalización de la

protesta, México 2013. PDF. Extraído de: https://articulo19.org/wp-content/uploads/2014/03/Art19_Informe2013web.pdf

Artículo 19. (2012). Documental: Silencio Forzado, la realidad del periodismo en México.

https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

Cambio de Presidencia del Consejo de la Comunicación. Extraído de:

https://www.youtube.com/watch?v=24ulnaxfSvk

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (2010). Agresiones contra la libertad de

expresión en México, nº 138, p. 9. PDF.

Declaración Universal de Derechos Humanos. Extraído de:

http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn.pdf

Ferreira, L. (2006) Centuries of Silence. The Story of Latin American Journalism. Praeger:

Connecticut. Print. Pag. 97.

Freedom House. (2017). Advocates Urge President Peña Nieto to End Impunity for Murder of

Journalists. Extraído de: https://freedomhouse.org/article/advocates-urge-president-pe-nieto-end-impunity-murder-journalists

Moreno, César. Entre 2012 y 2013 se incrementó diez veces el presupuesto de la FEADLE.

Extraído de: http://conlosojosabiertos.org.mx/index.php/component/zoo/item/en-2013-se-incremento-diez-veces-el-presupuesto-de-la-feadle.

Pedro Canché Noticias. Feadle incapaz de esclarecer delitos contra periodistas, Artículo 19.

Extraído de: http://www.pedrocanche.com/2017/05/17/feadle-incapaz-esclarecer-delitos-contra-periodistas-articulo-19/

Rivera, Carolina (2016). Van 38 periodistas asesinados en el sexenio: CNDH. Extraído de:

http://www.milenio.com/politica/sexenio_enrique_pena_nieto-38_periodistas_asesinados-milenio_noticias_0_861514230.html

 

[1] Declaración Universal de Derechos Humanos. Extraído de: http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Documents/UDHR_Translations/spn.pdf

[2] Silencio Forzado. Documental extraído de: https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

[3] Moreno, César. Entre 2012 y 2013 se incrementó diez veces el presupuesto de la FEADLE. Extraído de: http://conlosojosabiertos.org.mx/index.php/component/zoo/item/en-2013-se-incremento-diez-veces-el-presupuesto-de-la-feadle. Artículo 19 (2013). Disentir en silencio: Violencia contra la prensa y criminalización de la protesta, México 2013. PDF. Extraído de: https://articulo19.org/wp-content/uploads/2014/03/Art19_Informe2013web.pdf

[4] Freedom House. (2017). Advocates Urge President Peña Nieto to End Impunity for Murder of Journalists. Extraído de: https://freedomhouse.org/article/advocates-urge-president-pe-nieto-end-impunity-murder-journalists

[5] Pedro Canché Noticias. Feadle incapaz de esclarecer delitos contra periodistas, Artículo 19. Extraído de: http://www.pedrocanche.com/2017/05/17/feadle-incapaz-esclarecer-delitos-contra-periodistas-articulo-19/

[6] Cambio de Presidencia del Consejo de la Comunicación. Extraído de: https://www.youtube.com/watch?v=24ulnaxfSvk

[7] Rivera, Carolina (2016). Van 38 periodistas asesinados en el sexenio: CNDH. Extraído de: http://www.milenio.com/politica/sexenio_enrique_pena_nieto-38_periodistas_asesinados-milenio_noticias_0_861514230.html

[8] Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (2010). Agresiones contra la libertad de expresión en México, nº 138, p. 9. PDF.

[9] Ferreira, L. (2006). Centuries of Silence. The Story of Latin American Journalism. Praeger: Connecticut, p. 97. Print.

 

La responsabilidad por la crisis de la libertad de expresión en México

 

                     Imagen extraíde de: http://www.etcetera.com.mx/articulo/Periodistas/54281

 

México es uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión periodística. La libertad de expresión en este país ha sido sistemáticamente amenazada a través de ataques, intimidaciones y asesinatos de periodistas que por lo general, no han obtenido ni la justicia ni la protección proveniente de las autoridades. Como consecuencia, según la organización Freedom House, el país cuenta con una de las peores clasificaciones en cuanto al nivel de libertad en el mundo, lo que se compara con aquel de Afganistán, el cual se encuentra deteriorado debido a años de conflicto y al de Somalia un país fallido.[1] A diferencia de otros países que se juzgan democráticos, la justicia en México nunca parece funcionar de manera efectiva para que estos ataques al menos se enflaquezcan. Por lo tanto, esta crisis de expresión tan crítica se debe a la incapacidad e ineficiencia del gobierno mexicano en considerarla un problema y enfrentarla.

En primero lugar, es importante destacar que esta situación degradante ha ocurrido hace muchos años, pero las acciones gubernamentales que visaban corregirla no parecen ter surtido efecto. De hecho, como muestra un documental de la organización Artículo 19, la cual aboga la protección de los profesionales del periodismo y la libertad de expresión en el mundo, ha habido una gran reducción en el presupuesto de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) en los últimos años.[2] Esta entidad, creada por el gobierno mexicano y que tiene como uno de sus objetivos coordinar y supervisar investigaciones de delitos contra la libertad de expresión, tuvo una drástica reducción de sus fondos que contaban en 2006, durante el último año de la presidencia de Vicente Fox, con 2, 304,000.00 pesos, pero que en 2011, ya durante la presidencia de Felipe Calderón, ha había caído a sólo $636, 740.00. Está claro que la situación en que se encuentran los periodistas mexicanos de hoy se puede rastrear a ineficientes políticas públicas en la lucha contra los ataques hechos a este grupo.

Aún con relación a la FEADLE, el actual presidente mexicano, Peña Nieto, afirma que su gobierno “está distinguido por ser respetoso a la libertad de expresión”[3], afirmación que ocurrió dos días después del asesinato de dos periodistas cuyas muertes aumentaron a siete el número de muertos en 2017, pero la realidad al respecto parece muy distinta cuando consideramos otras cifras que apoyarían su aserción. Aunque sea indiscutible que así que Nieto asumió el cargo de presidente en 2012 ha habido un aumento en el presupuesto de la FEADLE de su valor mencionado anteriormente a 3 millones de pesos y nuevamente, en 2013, hubo un aumento a 38, 084, 788 pesos, el número de ataques documentados en este mismo año fue de “330 agresiones contra periodistas de las cuales 4 fueron asesinatos” según el Artículo 19, lo que también afirmó que estas cifras fueran las más altas desde entonces[4]. Además de esto, hubo 426 agresiones en 2016, de las cuales once fueron asesinatos, también según la misma organización.[5] Es evidente que no solamente cuando se reduce el presupuesto de la FEADLE, pero también cuando aumenta, aún ocurren agresiones, lo que indica que al mismo tiempo que el gobierno parece querer enfrentar el problema aumentando los fondos de investigación, la institución que los recibe no parece competente para usarlos y mostrar resultados positivos.

De ese modo, al pensar en la ineficiencia de las instituciones gubernamentales en ejercer su trabajo, no es sorprendente que ese hecho pueda estar relacionado con la corrupción de los oficiales, lo que a su vez, demuestra que ellos prefieren un sistema ineficiente que enflaquezca  estos profesionales ya que la gran mayoría de ellos, incluso aquellos que fueron asesinados, eran responsables por investigar y relatar acerca de la corrupción y acciones criminales. Como nota un reportaje del New York Times: “De acuerdo con los datos del gobierno, servidores públicos como alcaldes y policías han amenazado a los periodistas con más frecuencia que los carteles; eso pone en peligro las investigaciones y despierta dudas sobre el compromiso del gobierno para hallar a los responsables”.[6] Por lo tanto, es innegable que no sólo la responsabilidad, mas también la culpa por estas acciones criminales proviene del mismo lugar: del gobierno, principalmente en nivel municipal, que tiene conseguido callar a aquellos que posen su corrupción y actividades criminales en general en riesgo de ser descubiertos.

Al mismo tiempo, la situación empeora cuando se da cuenta de que la comunidad internacional ha intentado colaborar con el gobierno mexicano para que sean tomadas medidas más eficientes en cuanto a esa situación, pero sus esfuerzos se parecen en vano. Por ejemplo, en el final de mayo de este año, la organización Freedom House remetió un mensaje para el presidente Peña Nieto para que el gobierno autorizase la entrada de relatores especiales de las Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para auxiliar en la investigaciones de los crecientes ataques en el país, pero como la organización ha mencionado “el requerimiento oficial hecho por ellos continua sin respuesta”.[7] Pocos días antes de la tentativa de contacto por parte de la organización citada encima, el presidente mexicano había afirmado que “los órganos del gobierno estamos resueltos a dar con los responsables que les hayan cometido estos hechos tan lamentables, como haber privado de la vida a quienes se encontraban en el ejercicio de su tarea periodística”; pero aún no parece que sus promesas han surtido efecto o sido llevadas a cabo ya que no ha respondido a la comunidad internacional que tanto quiere ayudar.[8]

En resumen, es indiscutible que se puede trazar la responsabilidad por la crisis de expresión en que vive México al gobierno y su incapacidad de actuar de manera responsable e eficiente. Las cifras demuestran claramente que estos acontecimientos son recurrentes y por lo tanto, no deben ser considerados como mera coincidencia. Cuando existe un país que se juzga ser democrático, hay que portarse como tal, lo que incluye tomar la responsabilidad por la protección de sus ciudadanos. Estos hechos delictuosos no son acontecimientos aislados: está claro que ellos también tienen una agenda.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

Artículo 19. (2017). Agresiones contra periodistas en su punto más alto desde el año 2000.

Extraído de: http://aristeguinoticias.com/0604/mexico/agresiones-contra-periodistas-en-su-punto-mas-alto-desde-el-ano-2000-indica-articulo-19/

Artículo 19 (2013). Disentir en silencio: Violencia contra la prensa y criminalización de la

protesta, México 2013. PDF. Extraído de: https://articulo19.org/wp-content/uploads/2014/03/Art19_Informe2013web.pdf

Artículo 19. (2012). Documental: Silencio Forzado, la realidad del periodismo en México.

https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

Freedom House. (2017). Advocates Urge President Peña Nieto to End Impunity for Murder of

Journalists. Extraído de: https://freedomhouse.org/article/advocates-urge-president-pe-nieto-end-impunity-murder-journalists

Freedom House. (2017). Freedom of the Press Report 2017. Extraído de:

https://freedomhouse.org/report/freedom-press/2017/mexico

Milenio. (2017). Peña Nieto anuncia medidas de protección a periodistas. Extraído de:

https://www.youtube.com/watch?v=yRGddopz8_0

Moreno, César. Entre 2012 y 2013 se incrementó diez veces el presupuesto de la FEADLE.

Extraído de: http://conlosojosabiertos.org.mx/index.php/component/zoo/item/en-2013-se-incremento-diez-veces-el-presupuesto-de-la-feadle.

The New York Times (2017). ‘Es muy fácil matar periodistas’: La crisis de la libertad de

expresión en México. Extraído de: https://www.nytimes.com/es/2017/04/29/matar-periodistas-mexico-veracruz/

[1] Freedom House 2017 Freedom of the Press: https://freedomhouse.org/report/freedom-press/2017/mexico  ; The New York Times (2017). ‘Es muy fácil matar periodistas’: La crisis de la libertad de expresión en México. Extraído de: https://www.nytimes.com/es/2017/04/29/matar-periodistas-mexico-veracruz/

[2] Documental: https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

[3] https://www.youtube.com/watch?v=yRGddopz8_0

[4] Moreno, César. Entre 2012 y 2013 se incrementó diez veces el presupuesto de la FEADLE. Extraído de: http://conlosojosabiertos.org.mx/index.php/component/zoo/item/en-2013-se-incremento-diez-veces-el-presupuesto-de-la-feadle. Artículo 19 (2013). Disentir en silencio: Violencia contra la prensa y criminalización de la protesta, México 2013. PDF. Extraído de: https://articulo19.org/wp-content/uploads/2014/03/Art19_Informe2013web.pdf

[5] Agresiones contra periodistas, en su punto más alto desde el año 2000, indica Artículo 19. Extraído de: http://aristeguinoticias.com/0604/mexico/agresiones-contra-periodistas-en-su-punto-mas-alto-desde-el-ano-2000-indica-articulo-19/

[6] The New York Times. (2017). ‘Es muy fácil matar periodistas’: La crisis de la libertad de expresión en México. Extraído de: https://www.nytimes.com/es/2017/04/29/matar-periodistas-mexico-veracruz/

[7] Freedom House. (2017). Advocates Urge President Peña Nieto to End Impunity for Murder of Journalists. Extraído de: https://freedomhouse.org/article/advocates-urge-president-pe-nieto-end-impunity-murder-journalists

[8] Peña Nieto anuncia medidas de protección a periodistas. Extraído de: https://www.youtube.com/watch?v=yRGddopz8_0

La peligrosa profesión de los periodistas en México

 

CENSURA-Cego-mudo-e-surdo

Imagen extraída de: http://abogadosindependientes.org/censura-y-proscripcion/

 

La forma moderna de práctica periodística en México empezó, de acuerdo con Henry Lepidus en su libro Historia del Periodismo Mexicano de 1928, en 1896 con la creación del periódico El Imparcial por Rafael Reyes Spindola. Este periodo fue marcado no sólo por la crítica a las prácticas periodísticas anteriores, que se enfocaban en la polémica y la publicación excesiva de editoriales, pero también, debido a sus precios asequibles, proporcionó a una gran parte de la población más pobre acceso a noticias y así “estimuló el desarrollo de la lectura y fue el primer periódico que enseñó al pueblo mexicano a leer”[1]. Sin embargo, actualmente la prensa mexicana vive una condición no tan agradable cuanto la pasada. Hoy, está claro que la libertad de expresión e investigación que conocemos en tantos países han sido cada vez más amenazadas en suelo mexicano debido a una recurrente persecución de periodistas.

Hoy en día, el periodismo mexicano y sobre todo aquellos que lo practican, los directivos y hasta sus familias, vienen sofriendo represión contra su trabajo y han sido víctimas de amenazas, torturas, secuestros y asesinatos. No son pocos los casos de ataques contra periodistas en México y tampoco estos ataques están restrictos sólo a los profesionales mexicanos. En 1985, John Clay Walker, un periodista americano y veterano de la guerra en Vietnam, fue capturado, torturado y muerto en Guadalajara, México, ya que los cuarteles sospechaban que él era un agente de la agencia americana de refuerzo contra las drogas, en inglés Drug Enforment Administration (DEA).[2] Este acontecimiento fue una demonstración clarísima de represión contra el periodismo mundial y una forma de enviar mensajes a periodistas y agencias, cuyos trabajos enfocan en el narcotráfico en general, sobre lo que los traficantes son capaces de hacer para proteger a sí mismos y su negocio.

Recientemente, una periodista mexicana, María Esther Aguilar Cansimbe, desapareció en 2009, poco tiempo después que publicó un artículo sobre abuso de autoridad en la provincia de Michoacán que investigaba el entonces director de Policía y Tránsito de Zamora.[3] Según la organización Reporteros Sin Fronteras, el director investigado fue destituido de su cargo, pero la desaparición de Cansimbe también puede estar relacionada a sus publicaciones acerca de grupos criminales y la detención de jefes de cárteles.[4] Casos de desaparecimientos como lo de Cansimbe y también ataques y muertes de periodistas han sido investigados por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), una organización fundada pelo gobierno mexicano con el objetivo de “dirigir, coordinar y supervisar las investigaciones y, en su caso perseguir los delitos cometidos en contra de quienes ejercen la actividad periodística o se cometan en razón del ejercicio de derecho a la información o de libertad de prensa y expresión.”[5]. Todavía, muchos de estos casos de ataques contra periodistas, incluso lo de Cansimbe, nunca fueron solucionados, lo que demuestra la vulnerabilidad en que viven estos profesionales. Como relata la corresponsal del Al Jazeera, Rachel Levin: “desafortunadamente la justicia tampoco funciona. Entonces, si hay un crimen cometido contra un periodista […] la investigación no será suficiente y probablemente no habrán detenciones, lo que deja el periodista muy más vulnerable.”[6] Es evidente que la impunidad, así como los diversos ataques contra periodistas, ayuda a intimidar esta profesión.

Además, solamente en 2017 han sido asesinados siete periodistas, como consta un reportaje del periódico El Economista.[7] Entre las víctimas se encuentra Javier Valdez, quien trabajó extensivamente como corresponsal y escritor sobre el narcotráfico; publicó un libro llamado Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia, y fundó el semanario estatal Ríodoce, también según El Economista. Consecuentemente, estos hechos frecuentes y brutales contra estos profesionales provocan vacilación y miedo en éstos en ejercer su profesión de manera honesta, pues ponen sus vidas en riesgo constantemente y raramente consiguen obtener justicia con relación a los ataques que reciben. Sin embargo, como el riesgo de agresiones se extiende a sus familiares y compañeros de trabajo, sus voces y libertades de expresiones son cada vez más intimidadas.

Finalmente, esta recurrente persecución a periodistas en México causó y aún causa preocupaciones nacionalmente e internacionalmente en relación a la seguridad de los mismos, pero también provoca preocupaciones en cuanto a la democracia y libertad de expresión como un todo y como un derecho de todos. A menos que haya leyes que realmente funcionen, instituciones gubernamentales que no sean corruptas y penas drásticas contra asesinos, esta situación de injusticia permanecerá, poniendo en más riesgo esta profesión y asimismo la credibilidad del país frente a la comunidad internacional.

 

 

Bibliografía

Artículo 19. (2012). Documental: Silencio Forzado, la realidad del periodismo en México.

https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

El Economista. (2017) ¿Quiénes son los 7 periodistas asesinados en el 2017? Extraído de:

http://eleconomista.com.mx/sociedad/2017/05/16/quienes-son-7-periodistas-asesinados-2017

InfoAmérica. Observatorio de la Libertad de Prensa en América Latina, Periodistas Muertos y

Desaparecidos. Extraído de: http://www.infoamerica.org/libex/muertes/atentados_mx.htm

Lepidus, H. (1928). Historia del Periodismo Mexicano. Universidad de Missouri, p.449. PDF.

Procuraduría General de la República. Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos

contra la Libertad de Expresión. Extraído de:

http://www.pgr.gob.mx/Fiscalias/feadle/Paginas/default.aspx

Servín, E. (2015). Cambio de Michoacán. A seis años de la desaparición de María Esther

Aguilar Cansimbe. Extraído de: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/nota-268920

[1] Lepidus, H. (1928). Historia del Periodismo Mexicano. Universidad de Missouri, p.449.

[2] John Clay Walker está incluido en una lista comprensiva de periodistas asesinados en México extraída de: http://www.infoamerica.org/libex/muertes/atentados_mx.htm.

[3] Más informaciones acerca del caso de María Cansimbe: http://www.cambiodemichoacan.com.mx/nota-268920

[4] Reporteros Sin Frontera: http://www.rsf-es.org/products/mexico-maria-esther-aguilar-cansimbe/

[5] Procuraduría General de la República, órgano responsable pela FEADLE: http://www.pgr.gob.mx/Fiscalias/feadle/Paginas/default.aspx

[6] Documental “Silencio Forzado – La realidad del periodismo en México”. La afirmación de Rachel Levin empieza en 16:58 minutos. https://www.youtube.com/watch?v=ol9Ye1Krewg

[7] El Economista. ¿Quiénes son los 7 periodistas asesinados en el 2017? Extraído de: http://eleconomista.com.mx/sociedad/2017/05/16/quienes-son-7-periodistas-asesinados-2017